diumenge, 19 de juny de 2022

DESDE UN DESIERTO

 Siento que cada rayo de sol 

me hunde más en la arena.

Es la pena de buscar algo mejor
en una árida extensión de tierra.
Es inutil levantar la vista,
pues no hay nada que contemplar.
La tristeza está viva
con sólo respirar.
               
El día es infinito.
La luz tan penetrante,
que me entierra en lo profundo.
En una eterna melancolía,
en una pesada agonía,
imposible de soportar.

Cada pisada cae tan despacio,
hacia un vacío sin fin.
Y la lluvia de luz viene mojando
las huellas invisibles de mis pasos.

Voy a apagar la luz de las sombras,
y abrir los ojos en la noche oscura.
Que descanse mi alma.
Que la tristeza se evapore de la piel,
para que el silencio abra las puertas
hacia un nuevo amanecer.




8 comentaris:

  1. Hola Anna, en cada verso se siente la oscuridad de la tristeza que sientes y como vas surgiendo entre las sombras esperando ese nuevo amanecer.
    Muy lindo tu poema.
    Te mando besos y buen fin de!!

    ResponElimina
  2. Hay que ir a por ese nuevo amanecer, dejando dudas y malos ratos, sin mirar atrás.

    Un abrazo

    ResponElimina
  3. Poema deslumbrante, fascinante de ler. Deixo o meu elogio
    .
    Um domingo feliz
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponElimina
  4. Que ese nuevo amanecer aparezca pronto en tu vida.Besicos

    ResponElimina
  5. Muito belo o teu poema Anna!
    Destaco o final que é arrebatador...

    "Que la tristeza se evapore de la piel
    para que el silêncio abra las puertas
    hacia un nuevo amanecer."

    Eu digo : Todos os dias se amanhece, todos os dias se renasce!

    Te dejo un abrazo!

    ResponElimina
  6. si, la vida es infinito, bonito poema y triste a su vez

    ResponElimina
  7. Detrás del silencio a veces hay una puerta, otras veces hay más puertas... al final sólo que eso, abrir puertas esperando que alguna sea la salida...

    ResponElimina