dissabte, 3 de juny de 2017

OCASO

Como atento no más a mi quimera,
no reparaba en torno mío.
Un día me sorprendió
la fértil primavera,
que en todo el ancho campo sonreía.

Alegraban la mancha del paisaje,
el sol sobre las frondas juveniles.
Del amplio río en el caudal sonoro,
que miro brotar la primavera,
¡ Cuán tarde ya para la dicha mía !

¡ Yo alcanzaré mi juventud un día !

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada