divendres, 23 d’agost de 2019

LAMENTO AL AMANECER


No te detengas en mi sepulcro a suspirar.
Ni te pares a llorar.
No estoy ahí.

Soy la brisa de viento,
soy la suave nieve que cae,
soy las bellas gotas de lluvia.
Estoy en el silencio de la mañana,
en la acaricia agraciada.

Soy la estrella de la noche,
en un cuarto silencioso,
en cada pequeña cosa.

No te quedes en mi tumba a llorar.
No estoy ahí.

dimecres, 21 d’agost de 2019

LA VIDA YA VIVIDA



Camino por la vida
contra el viento de poniente,
por una soledad incomprendida
que arrastrada por la corriente
anda sola, triste y perdida.

Escribo versos cuando a veces
me siento herida por sentimientos
profundos, que el ser humano transmite.
Grito, lloro, tal vez con angustia,
y otras con nostalgia sonriente
como añoranza de la vida ya vivida


dissabte, 17 d’agost de 2019

LO QUE DUELE NO ES EL DOLOR

El dolor es sólo una consecuencia.
El efecto secundario de algo que nos hizo sufrir
y que todavía hoy sigue haciéndolo.

Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es la ausencia,
el hueco que deja alguien que ya no está.

Lo que duele es conocer el dolor.
Recordarme a mí mismo que ya no puedo,
que hice menos de lo que debía
y que a nadie ya le importa.

Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es recoger los pedazos
de quien se queda.
No saber consolar al que sufre,
sabiendo que de nada sirven tus palabras.

Lo que duele es la distancia.
Lo que duele es intentarlo e intentarlo,
y no saber o saber que si lo vuelvo a intentar,
nada cambia ni cambiara.

Darnos por imposible.
en este silencio de punto y final.
Constatar nuestra propia incompetencia.
Seguir sufriendo. Seguir mal.

Lo que duele no es el dolor.
Es todo lo que dejamos atrás.

La vida ya gastada
los momentos vividos,
los que aún podemos recordar
y los que damos por olvidados.

Al remolque desbocado de los recuerdos
que nos perseguían hasta el final.

Lo que duele no es ni siquiera llorar.
Lo que duele es tener tantas razones para tener que hacerlo.
Es esta maldita sequía de lágrimas.
Es el miedo a quedarse solo,
con esta cochina culpabilidad.


El dolor es sólo una consecuencia.
El efecto secundario de algo que nos hizo sufrir
y que todavía hoy sigue haciéndolo.

Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es la ausencia,
el hueco que deja alguien que ya no está.

Lo que duele es conocer el dolor.
Recordarme a mí mismo que ya no puedo,
que hice menos de lo que debía
y que a nadie ya le importa.

Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es recoger los pedazos
de quien se queda.
No saber consolar al que sufre,
sabiendo que de nada sirven tus palabras.

Lo que duele es la distancia.
Lo que duele es intentarlo e intentarlo,
y no saber o saber que si lo vuelvo a intentar,
nada cambia ni cambiara.

Darnos por imposible.
en este silencio de punto y final.
Constatar nuestra propia incompetencia.
Seguir sufriendo. Seguir mal.

Lo que duele no es el dolor.
Es todo lo que dejamos atrás.

La vida ya gastada
los momentos vividos,
los que aún podemos recordar
y los que damos por olvidados.

Al remolque desbocado de los recuerdos
que nos perseguían hasta el final.

Lo que duele no es ni siquiera llorar.
Lo que duele es tener tantas razones para tener que hacerlo.
Es esta maldita sequía de lágrimas.
Es el miedo a quedarse solo,
con esta cochina culpabilidad.

dijous, 15 d’agost de 2019

PLOU


I a cops de llàgrima es debilita,
l'opaca transparència de la pluja.
L'aigua brolla, d'aquest riu sortiran
totes les malenconies,
tots els records nefastos.

I penso, que faig jo
sota aquesta pluja, tan lluny.
Tan sols no tinguis por,
a l'ombra d'una infància
perduda en la memòria.

Ulls buits, pluja pesada de enyorances
i pressentiments, i anem passant,
tots els semàfors del temps en roig.
      

dimarts, 13 d’agost de 2019

FLORS D'ESTIU AL BOSC


Aquesta primavera floria,
incubant l'ardent estiu.
El teu goig enlluerna,
en tu el fervor reviu.
I tot es converteix novetat,
Igual que en la infància.

divendres, 9 d’agost de 2019

EL SOL MARCIT D'AGOST



S'acarcanya a la terra rogenca,
i els búfals emigraren ja fa temps cap al nord.
Veus tristes membrances d'innombrables derrotes,
camins petjats abans per àgils cavallers de pells lluents,
moren als horitzons de la massacre.
I tu germà t'aixeques amb sang
de rituals antics a la memòria.
Senyor de plors i dol i de venjança.
T'aixeques sobre els morts i la desfeta,
sobre el límit darrer de les paraules.
I alces preguntes roges,
cremes naus d'impotència,
balles tot sol la dansa de les àguiles,
i moren als teus campsles enreixades flors
d'entre bretons.