dissabte, 1 d’abril de 2017

PIEDRECITA

Soy aquella piedrecita
de caminos pedregosos
que me pisas constantemente
sin saber si sufro o me divierte.
Nací de un vendaval
y me quedé sola templando
sin saber que me esperaba,
vino la lluvia
y le pedí que me arrastrará,
ella de mí se olvidó,
el viento llego
y entre aquel torbellino loco
yo saltaba y saltaba
hasta quedar al borde
de la vieja ribera
enseguida me dormí
porque estaba rendida
de tan ajetreo
y desperté con el alba
y los gallos con su llamada
que me de parará esta mañana. 

4 comentaris:

  1. Precioso poema, todos tenemos esa incertidumbre de que nos deparará cada día.Besicos

    ResponElimina
  2. Nos has engalanado con tus palabras, la sencilla piedrecita agradecida debe estar
    Cariños

    ResponElimina