dimecres, 2 d’octubre de 2002

PAZ

PAZ

Tú, que lloras,
no lo hagas más.
Cierra los ojos,
respira profundo
y deja que la paz
anide en tu pecho.

Vete con el viento;
sube hasta donde
las aves dan vueltas,
sé una de ellas.

Llénate de sol,
ríe con la brisa;
tus brazos son alas
y puedes volar.

Quédate allá arriba
el tiempo que quieras.
Vuelve cuando puedas,
y cuando lo creas oportuno,
sonrie al mundo de nuevo.

Mientras tanto vuela
y disfruta la vida.
Recuerda, eres libre.
¡Aprende a soñar!